viernes, 21 de agosto de 2015

Sigue aumentando riesgo de enfermedad de Lyme


NORWALK.- El riesgo de contraer la enfermedad de Lyme en los estados del Noreste, entre ellos, Connecticut y Nueva York, sigue aumentando, de acuerdo con un estudio del gobierno federal publicado por Web MD, una página de internet que trata asuntos de salud a nivel nacional.
De acuerdo con el reporte, existen 260 condados en los Estados Unidos, incluyendo los de Fairfield y New Haven en Connecticut, y Westchester en Nueva York, donde los casos de la enfermedad de Lyme son reportados por cantidad doble en comparación con el tamaño de la población de cada área
Según el sitio de internet, se ha producido un aumento significativo de las áreas donde las personas se encuentran en alto riesgo de contraer la enfermedad de Lyme,
Los expertos expresaron que hace una década los condados que tenían el riesgo de contraer la enfermedad de Lyme eran 130, sin embargo, en 2015, esa cifra aumento a 260 y amenaza con seguir incrementado, debido a la intensa actividad de las garrapatas transmisoras del virus.
"El riesgo está en expansión, en todas las direcciones y hoy más que nunca la comunidad debe ser conciente que es importante protegerse de las picaduras de las garrapatas, ya que una sola picadura puede transmitir el virus y el riesgo de que la enfermedad aumente y salirse de control", declaró Kiersten Kugeler de los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC).
Kuleger es la autora principal del estudio, que también publicado en la revista de los Emerging Infectious Diseases de los CDC. 
Los casos de la enfermedad de Lyme se concentran en el noreste y medio oeste del país, y más áreas en esas regiones ahora se consideran de alto riesgo para la enfermedad transmitida por garrapatas, agregó el reporte.
En Connecticut, todos los condados han sido considerados de alto riesgo por décadas. Ahora, casi la totalidad de los condados de estados vecinos como Massachusetts y New Hampshire están clasificados como de alto riesgo, junto con más de la mitad de Maine y Vermont, reveló el informe.
La enfermedad de Lyme es causada por la bacteria llamada Borrelia burgdoferi (B. burgdoferi).
Las garrapatas de patas negras y otras especies de garrapatas pueden portar estas bacterias. Las garrapatas las adquieren cuando pican ratones o venados infectados con dicha bacteria. La persona puede contraer la enfermedad si lo pica una garrapata infectada, explicaron los expertos.
La enfermedad de Lyme se reportó por primera vez en los Estados Unidos en 1977, en el pueblo llamado Old Lyme, en Connecticut. La misma enfermedad se presenta también en muchas partes de Europa y Asia.
En la mayoría de los casos en los Estados Unidos, una garrapata tiene que permanecer adherida a su cuerpo durante 24 a 36 horas para transmitir la bacteria a su sangre. Las garrapatas que causan la enfermedad de Lyme en el país transmiten la bacteria mucho más rápidamente, al cabo de 24 horas.
Las garrapatas de patas negras pueden ser tan pequeñas que es casi imposibles verlas. Muchas personas con la enfermedad de Lyme nunca ni siquiera ven ni sienten una garrapata en el cuerpo, señalaron los CDC.
Los síntomas de la enfermedad de Lyme temprana comienzan varios días o semanas después de la infección. Son similares a la gripe y pueden abarcar escalofríos, fiebre, indisposición general, dolor de cabeza, dolor articular, dolores musculares y rigidez en el cuello.
La enfermedad de Lyme en la etapa 3 o de diseminación tardía puede causar inflamación articular prolongada (artritis de Lyme) y problemas del ritmo cardíaco.
Los problemas del sistema nervioso y del cerebro también son posibles y pueden abarcar disminución de la concentración, trastornos de memoria, daño a nervios, entumecimiento, dolor, parálisis de los músculos faciales, trastornos del sueño y problemas de visión, finalizó el estudio. 

No hay comentarios:

Publicar un comentario

LinkWithin