viernes, 6 de febrero de 2015

Estudiante hispana se reúne con Obama para respaldar postura de inmigración


NEW HAVEN.- Tres meses después de que la joven María Praeli abucheara al presidente Barack Obama en Bridgeport exigiéndole acción en los temas de inmigración, la estudiante de la Universidad de Quinnipiac tuvo la oportunidad de hablar cara a cara con el mandatario en la Casa Blanca.
Praeli, de 17 años, y otros seis jóvenes que se han beneficiado gracias a la Acción Diferida de Obama, pudieron hablar con el primer ciudadano del país en la Oval Office para contarle sus historias.
Praeli habló de su madre, Chela, y los sacrificios que hizo para ella y su hermana mayor. Ellos vinieron de Perú cuando sus padres buscaron atención médica para un familiar que necesitaba que le amputaran la pierna después de ser atropellado por un coche.
En ese momento María Praeli tenía cinco años y creció en New Milford.
La joven relató al Presidente que su madre no había visto a su familia en muchos años, no pudo asistir al funeral de su abuela porque ella no habría sido capaz de volver a los Estados Unidos. En cambio, se observó el servicio fúnebre en su iPad.
La estudiante declaró después de celebrada la audiencia con el Presidente, que duró unos 20 minutos, que un asesor del mandatario le dijo que a Obama se le llenaron de lágrimas los ojos después de escuchar su historia.
Praeli expresó que le contó al presidente como la Acción Diferida le dio la confianza para ya no tener miedo y seguir con su educación.
“El programa ha cambiado mi vida y la de muchos jóvenes que vinieron a los Estados Unidos siendo niños”, expresó.
Praeli, quien estudia ciencias políticas, fue la primera de los estudiantes indocumentados en graduarse del Gateway Community College en 2014.
La joven forma parte de las organizaciones United for a Dream y Connecticut Students for a Dream (C4D), que abogan por una reforma migratoria.
“Hay 6 millones de personas que no califican dentro de la Acción Ejecutiva de Obama y no vamos a parar hasta que ellos tengan un poco de alivio migratorio”, expresó Praeli.
Debido a que su hermana es ahora un residente permanente, la madre de Praeli bajo la Acción Ejecutiva de Obama tendría derecho a un permiso de trabajo y no sería deportada si las acciones no son detenidas por el Congreso o son anuladas por los tribunales.
Praeli señaló que siempre ha tenido respeto por Obama, pero no cree que la Acción Ejecutiva sea suficiente para ayudar a otros 5 millones de inmigrantes, por lo que es necesario continuar la lucha para beneficiar a todos.
Cuando Obama visitó Connecticut, en noviembre pasado, la joven fue escoltada del lugar por exclamaciones hacia el Presidente, pidiéndole que actuara en asuntos de inmigración, antes de que el mandatario diera a conocer la Acción Ejecutiva.
La Acción Diferida permite que unos 600 mil jóvenes indocumentados, traídos a los Estados Unidos por sus padres cuando eran los niños, trabajen y asistan a la escuela sin temor de la deportación.
Obama, después de las elecciones de noviembre, anunció un programa para extender esta protección a unos 5 millones de inmigrantes indocumentados, incluidos aquellos cuyos hijos son ciudadanos estadounidenses o residentes permanentes.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

LinkWithin