jueves, 15 de enero de 2015

El sacrificio de los jornaleros de trabajar en el invierno



Neigbors Link Stamford, un centro que ayuda con resultados positivos a los trabajadores

Por Guadalupe Ramos

STAMFORD.- Vestido con tres pantalones, tres suéteres, guantes y botas de la temporada, Enrique espera desde las 7:00 de la mañana, bajo un frío de 13 grados Fahrenheit, frente al estacionamiento de una conocida cadena de café, a un empleador lo recoja y lo lleve a trabajar en lo que sabe hacer: la construcción.
Procedente de Ecuador, tiene dos años viviendo en Estados Unidos, y desde que comenzó el frío llega todos los días con la esperanza de tener un trabajo “para ganarnos el pan del día, ya que de acá se mantiene mi familia”.
Enrique es uno de los más de 100 jornaleros que se paran día a día en la Elm Street, en la salida 8 de la carretera I-95. En la época de invierno el tiempo es malo y por el frío casi no consigue trabajo.
Recordó que en 2014 le fue bien en el verano porque tenía un trabajo, pero en el invierno debe esperar junto a sus compañeros un día de suerte. Enrique comentó que espera beneficiarse del alivio migratorio porque tiene una hija que nació en este país, y también busca obtener su licencia de conducir después de hacer el examen de conocimientos, programado en julio.
“Me voy a beneficiar del alivio migratorio, habrá más oportunidades para emplearse en otro lugar. Sin el papel no podemos emplearnos, y tenemos que estar pasando frío esperando un trabajo¨, declaró el inmigrante, quien llega a las 6:00 de la mañana a la Elm Street. Cuando tiene trabajo labora de las 8:00 de la mañana hasta las 4:00 de la tarde, ganando 15 dólares por hora, “eso dependiendo de la experiencia que tengas”, indicó.
El jornalero confía en que 2015 sea un mejor año. “Tengo la esperanza  de seguir trabajando y sacar adelante a mi familia”, declaró Enrique, quien ha asistido al centro comunitario Neighbors Link Stamford a estudiar inglés, a utilizar las computadoras y a las cenas familiares.
Salvador, por su parte, es de origen salvadoreño, llegó hace dos años a los Estados Unidos y su familia vive allá. El inmigrante no se beneficiará con el alivio migratorio. “Está difícil, hay muchos requisitos que uno no puede cumplir”, lamentó el jornalero.
“Espero tener la oportunidad de aplicar para la licencia de conducir”, precisó.
Al igual que sus compañeros, llega a la esquina de la Elm Street y la I-95 a las 7:00 de la mañana a esperar que un patrón lo contrate. Salvador sabe trabajar en construcción y ha ido a pedir trabajo a las empresas que están construyendo en la ciudad, “pero me dicen que ya están completos, pues esas compañías vienen de afuera y traen a sus propios trabajadores”, señaló.
Reveló que en 2014 le fue bien, principalmente en el verano, y para este año su deseo es tener trabajo.
Salvador no usa los servicios de Neighbors Link Stamford. “Esa ayuda existe y es muy buena, pero no he tenido la oportunidad de ir. Salgo a trabajar de las 6:00 de la mañana hasta las 4:00 de la tarde, cuando hay trabajo”, mencionó. 

El jornalero gana 100 dólares por día de trabajo, y considera que es algo para solventar los apuros. Antes de dormir piensa en trabajar al otro día. “Pienso en ir temprano porque acá hay mucha gente, como unos 100 trabajadores que se juntan”, manifestó.
Para el guatemalteco Freddy, la situación es diferente, quiere regresarse a su país porque según él no consigue nada. Llegó hace 12 años a California, y en la Elm Street tiene trabajando cuatro meses. No se beneficiará para el alivio migratorio pues su familia está en Guatemala.
Por su parte, el hondureño Miguel aseguró que hay que seguir en la lucha y soportar el frío del invierno, ya que “no me queda de otra; y estoy rezándole a Dios que me consiga trabajo”.

Coordinación de alcance para los trabajadores de Neighbors Link

La coordinadora de alcance para los trabajadores de Neighbors Link Stamford, Débora González, consideró el 2014 como un año positivo para los jornaleros que reciben los servicios del centro comunitario.
Informó que el año pasado tuvieron 414 ofertas de trabajo, con una generación de salarios por 372 mil 251 dólares (3 mil 770 por días de trabajo) para los 120 trabajadores, hombres y mujeres, que salieron a trabajar con 149 diferentes empleadores.
Las áreas donde laboraron fueron jardinería, limpieza de casas, mudanzas y ayudas en el centro comunitario.
Los jornaleros reciben apoyo en la recuperación de salarios, en coordinación con Connecticut Legal Services, y los martes reciben consulta médica gracias a la clínica de AmeriCares, indicó González.
Además de las clases de inglés y computación, a los trabajadores se les ofrece talleres educativos y de capacitación, como la Occupational Safety and Health Administration (OSHA). El próximo se brindará en febrero, agregó la directiva, quien forma parte de la Junta de la Red Nacional de Jornaleros y Jornaleras a nivel nacional. 
Explicó que la mayoría se beneficiarán con las licencias de conducir y el alivio migratorio y muchos ya pagan impuestos desde el año pasado.
Los trabajadores llevan a cabo noches de esparcimiento, donde comparten juegos de recreación como el dominó, la cena y hacen campeonatos.
González ofrece la información de ferias de salud, de Consulado y acerca de las charlas a los jornaleros de la Elm Street, y los que están en el comedor de la New Covenant House.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

LinkWithin