martes, 2 de diciembre de 2014

Jonathan López, ejemplo de superación y lucha, pide ser empleado por alguna empresa

Amanda Cifuentes y Doris López junto a Jonathan López, quien muestra orgulloso su diploma del Mitchell College. (Foto: EL SOL News).

 
Por Guadalupe Ramos

STAMFORD.- Jonathan López es un colombiano graduado el año pasado en carrera de Comunicación y Negocios en el Mitchell College. Fue cinturón negro en karate y obtuvo un diploma de The National Society of Leadership and Success, entre otros logros.
El joven nació con el síndrome otopalatodigital (sordera, paladar hendido y anomalías digitales característicos), pero afirma que su padecimiento físico nunca ha truncado sus sueños.
López, de 22 años, ha tenido más de 15 cirugías desde los 2 años, en el paladar, caderas, mandíbula y escucha con aparatos especiales, pero gracias al apoyo de sus padres y a su tenacidad y deseo de ser alguien en la vida, hoy en día es un muchacho normal que le gusta bailar, leer y su pasatiempo favorito es escribir poemas.
Jonathan está buscando el apoyo de la comunidad para que alguna empresa lo emplee y tenga un trabajo para poder pagar el crédito financiero que debe a la universidad, que suma 18 mil dólares, y también construir su futuro, pues manifestó que quiere casarse y tener una familia.
La colombiana Amanda Cifuentes, quien está apoyando a la familia a lograr que el joven sea empleado, considera que Jonathan es un ejemplo de superación, porque además de sus logros académicos y deportivos.
“Él conduce un vehículo propio, tiene conocimiento en programas de computación, y posee una amplia y prolífica actividad en voluntariado comunitario”, declaró Cifuentes.
Doris López, madre de Jonathán, y su esposo llegaron a los Estados Unidos hace 30 años, tienen dos hijos, la hija mayor es graduada de Northeastern University, y desde que nació Jonathan la familia lo ha apoyado y lo ha impulsado a que sea alguien en su vida.
Jonathan nació con un problema físico y a los 2 años lo operaron del paladar, y sus caderas las tuvieron que partir para acomodar el hueso, no escucha y utiliza aparatos especiales, la mandíbula ha sido operada varias veces, tiene problemas con un dedo de la mano pero sí puede escribir y hacer todo”, explicó Doris.
Según Doris, de cien niños uno nace con ese síndrome.
Comenta que le ayudaron a pagar parte de su universidad, pero dejaron que Jonathan pagara otra parte para que se sienta responsable, por lo que trabajó en un supermercado y luego entró a la Gobernación temporalmente.
La madre dice que todos admiran a su hijo y han aprendido más de la vida. “Él nos ayudó a tener más paciencia, y a los niños que cuido les entrego todo el amor”, manifestó.
Jonathan indicó que se considera un ejemplo a seguir porque ha demostrado que no existen barreras ni obstáculos para salir adelante a pesar de haber nacido con su padecimiento físico.
López tiene la meta de ayudar a la gente para que puedan ser mejor en la vida y luchar como él desde pequeño “porque es importante seguir adelante, no hacer cosas malas, y seguir con la educación y trabajar muy duro”.
Le gustaría en un futuro abrir un gimnasio para beneficio de la salud, pues dice que el ejercicio lo ayudó mucho cuando estaba pequeño, ya que aprendió a aceptarse después que entró al karate a los 7 años.
Para ponerse en contacto con Jonathan y ayudarlo a ser empleado pueden comunicarse al 203-274-5556.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

LinkWithin