viernes, 1 de agosto de 2014

Crearán grupo de trabajo para evaluar recursos y ayudar a niños inmigrantes


NEW HAVEN.- Después del debate celebrado el viernes pasado, que fue calificado como positivo y productivo, en respuesta a una creciente población inmigrante, varios alcaldes de Connecticut acordaron crear un grupo de trabajo para evaluar las necesidades y los recursos colectivos de las comunidades para albergar a los niños inmigrantes.
El alcalde de Meriden, Manny Santos alabó la propuesta aunque dejó claro que
sigue siendo necesaria la ayuda federal para buscar una opción de vivienda para los niños inmigrantes en el Estado.
“En las condiciones actuales, sería difícil buscar un lugar adecuado para los niños inmigrantes, a menos que recibamos ayuda del gobierno federal”, precisó.  
Santos fue uno de los alcaldes que participó en una conferencia telefónica organizada por el alcalde Bill Finch de Bridgeport y Toni Harp de New Haven, ambos demócratas.
Otros alcaldes que participaron en la conferencia fueron David Martin de Stamford, Harry Rilling de Norwalk y Pedro Segarra de Hartford, además de las ciudades de Hamden, Waterbury, New Britain, East Hartford, Hartford y West Hartford. 
El gobernador Dannel Malloy dijo “No” a una solicitud federal de albergar a un máximo de 2 mil niños centroamericanos inmigrantes en la Southbury Training School, a principios de este mes, argumentando que ninguna propiedad excedente del Estado, incluyendo Southbury, reunía los requisitos del gobierno federal.
De acuerdo con el informe, más de 57 mil niños no acompañados han llegado a los Estados Unidos desde octubre, quienes huyen de la violencia de sus países.
El número representa 18 mil 502 más que el año anterior, con aumentos drásticos de menores procedentes de El Salvador, Guatemala y Honduras, y una disminución en los niños de México.
El alcalde Bill Finch de Bridgeport calificó el debate como un intercambio positivo para averiguar lo que se puede hacer para ayudar a los niños inmigrantes.
La alcaldesa Toni Harp de New Haven, precisó que cada líder de las ciudades debe designar a alguien para formar parte del equipo de trabajo con el fin de que se identifiquen los recursos disponibles, ya sea a través de las agencias de la Ciudad o grupos basados ​​en la fe u organizaciones sin fines de lucro  para satisfacer las necesidades de los niños inmigrantes.
Harp indicó que trabajará en estrecha colaboración con el Estado, así como la U.S. Conference of Mayors, la National League of Cities y los Senadores estatales para analizar las opciones de ayuda.
La alcaldesa espera que el flujo de dólares federales que se ofrecen a los estados pueda estar disponible directamente a las ciudades después de que se consiga un mejor manejo a la problemática de los niños inmigrantes, aunque considera que el tiempo es corto.
La fecha límite para solicitar fondos federales, a través del Departamento de Salud y Servicios Humanos de los Estados Unidos, es el 5 de agosto. Los líderes de las ciudades afirmaron que es vital contar con el dinero proveniente de Washington para ayudar a los menores.
“A partir de nuestro análisis, acá en Bridgeport, no podríamos crear a tiempo una aplicación de alta calidad para la fecha límite. Sin esos fondos, no podríamos administrar los servicios en nuestra ciudad, por lo que estamos buscando trabajar con los grupos religiosos y organizaciones no lucrativas para ver qué se puede hacer. Nos gustaría ayudar a un número manejable de niños a encontrar un hogar”, precisó Finch.
Harp señaló que también se pondrá en contacto con el Juez Testamentario, Jack Keyes, que cuenta con un grupo de padres de familia que servirían como tutores para los niños.
El alcalde Finch comentó que “esperó con interés trabajar con el equipo de trabajo, pero si Bridgeport servirá como un hogar temporal para estos niños, es
necesaria una garantía de que los fondos federales cubrirán todos los costos. La ciudad no está equipada para crear una aplicación de alta calidad para los fondos, que tienen como plazo el 5 de agosto”.
Agregó que “Bridgeport continuará buscando la manera de ayudar a estos niños a través de las organizaciones no lucrativas y los grupos religiosos que se han presentado. Mi gobierno está dispuesto a hacer lo posible para ayudar a estos grupos para que pueden proporcionar a estos niños necesitados el refugio seguro que se merecen”.
El debate tuvo lugar el mismo día que el presidente Barack Obama se reunió con los mandatarios de Honduras, El Salvador y Guatemala para abordar el problema.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

LinkWithin