viernes, 18 de abril de 2014

Manifestantes de CT protestan en prisión de Boston para pedir cese de deportaciones


Fotos: Cortesía de Luís Yumbla

La policía detuvo a 17 protestantes quienes reclamaban justicia

BOSTON.- Las familias de inmigrantes y líderes religiosos viajaron a Boston, Massachusetts, desde varias ciudades de la región de Nueva Inglaterra, incluyendo Connecticut, para exponer la crueldad y el costo humano que representan las deportaciones.
La manifestación tuvo lugar en la Prisión de Suffolk, 20 Bradston Street, un sitio actualmente envuelto en una oleada de huelgas de hambre llevadas a cabo por los inmigrantes privados de su libertad, quienes se manifiestan en contra de las detenciones indefinidas y del trato inhumano que reciben en las prisiones, de acuerdo con el informe.
En la jornada, la policía detuvo a 17 manifestantes quienes reclamaban justicia al frente de la Prisión de Suffolk.


"Esto nos sirve para recordar cómo Jesús fue arrestado, torturado y ejecutado por tratar de construir una 'casa para todas las naciones’" declaró Gregory Williams de Amistad Catholic Worker en Connecticut, quien agregó que "vamos a declarar que América es una casa para todas las naciones, y no queremos ni una deportación más, así como Jesús marchó con los pobres y los más vulnerables para aliviar su sufrimiento, así nosotros marchamos en esta manifestación".
La manifestación fue parte de la campaña nacional "Ni Una Más" que pide la intervención inmediata del presidente de los Estados Unidos Barack Obama para detener las deportaciones de los trabajadores indocumentados y sus familias, se informó.


Para finales de este mes, Obama habrá llevado a cabo dos millones de deportaciones, un número mayor al de cualquier otro presidente. Este incremento en las deportaciones es resultado de su expansión al programa Comunidades Seguras, el mismo que el Gobernador Dannel Malloy de Connecticut y Deval Patrick, en Massachusetts, trataron de evitar que fuera implementado, detalló el reporte.
En Connecticut y Massachusetts, el 68 por ciento de las personas deportadas a través del programa Comunidades Seguras no tenían antecedentes penales de ningún tipo o sólo habían sido acusadas de delitos menores. El Trust Act en Massachusetts busca mejorar la seguridad pública, restablecería la confianza en las autoridades locales, y evitaría las deportaciones injustas.


La legislatura de Connecticut aprobó por unanimidad un proyecto de ley similar el año pasado, detalló el boletín.
"Yo crecí aquí, esta ha sido mi casa desde que tenía diez años y no tengo antecedentes penales. Sin embargo, el ICE me detuvo, me desnudó, me encadenó, me interrogó, y trató de romper mi espíritu, sólo porque yo vine aquí sin papeles", relató María Peniche, de 22 años, una estudiante universitaria indocumentada de Revere, Massachusetts, quien añadió que “el Presidente tiene la autoridad legal y la responsabilidad moral de detener este sufrimiento ahora mismo."


Esta manifestación se realiza justo en el momento en que se escucha un clamor al nivel nacional para que el presidente Obama actúe de forma inmediata y repare los daños humanos y políticos ocasionados por los errores de su política migratoria durante su primer mandato, indicaron los organizadores. Mientras el Presidente ha ordenado al Secretario, Jeh Johnson, del Departamento de Seguridad Nacional (DHS), llevar a cabo una revisión de sus prácticas, la Comisión Blue Ribbon de líderes indocumentados emitió sus propias recomendaciones sobre las acciones concretas que el Presidente debería de realizar de inmediato.
Los organizadores señalaron que “la manifestación exhortó al Presidente a actuar, y destacó la necesidad de que la Legislatura del Estado haga su parte para mantener las familias de Connecticut, Massachusetts y de todos los estados, unidas frente a la crisis actual que sufren a causa de las deportaciones.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

LinkWithin