viernes, 31 de enero de 2014

Voluntaria y su perrita inspiran a niños el amor por la lectura


STAMFORD.- La voluntaria Linda Quinton y su perrita “Samantha” (Sammy), desde hace siete años han inspirado a los niños el amor por la lectura, gracias a la labor voluntaria que realizan en la Biblioteca Ferguson de esta ciudad.
Quinton comenzó a trabajar con el TDI’s Reading Program de la organización sin fines de lucro Therapy Dogs Internacional, Inc., desde hace siete años. El programa consiste en que los niños aprendan el hábito de la lectura, gracias a la inspiración de un perrito y la supervisión de una voluntaria.
Desde hace 7 años, la perrita Samantha ha estado trabajando con ella en Biblioteca Ferguson de Stamford.
Relató a EL SOL News que ella trabaja en la publicidad de libros. “A mi perrita le gustan los niños, y pensé que sería divertido ayudar a los niños que comienzan a leer. Me di cuenta que existía una necesidad de fomentar el amor por la lectura y los padres de familia me expresaban que esta forma de terapia ayuda a los niños”. 
De acuerdo con Quinton, el programa está orientado a los niños de primer a tercer grado (de 5 a 8 años).  La terapia consiste en que el niño le lee al perrito, entonces el menor pierde el temor y el nerviosismo. Algunas veces el niño le lee solo al perrito, y otras veces la lectura se da en grupo.
“Cuando los niños leen en grupo al perrito, están más sueltos porque el niño que lee le presta más atención a la lectura y los demás niños le prestan atención al perrito, entonces, no existe el nerviosismo de que todos te están mirando y se muestran más contentos y más confortables”, explicó Quinton
Muchas veces los grupos son de 12 a 15 niños y algunas veces solo está el niño leyéndole el perrito, supervisado por el voluntario y el encargado de la biblioteca.
“Al principio, en muchas ocasiones, los niños no pueden leer y se notan nerviosos, pero al final terminan confortables leyendo y se sienten cómodos”, indicó la voluntaria.
Quinton manifestó a este semanario que cuando se ofreció en la Biblioteca de Ferguson para llevar a cabo el programa de manera voluntaria, se dio la casualidad de que la biblioteca estaba buscando una persona que ayudara a los niños a leer y no dudo en llevar a cabo el proyecto. 
Recordó que cuando ella era niña, de unos 10 años, le gustaba la lectura, y tuvo la suerte de que mucha gente le leía y pasaba las tardes disfrutando de la lectura. “Mis padres me motivaron para leer”, expresó.
La voluntaria considera que la lectura es fundamental para el desarrollo de los niños.
Comentó que ha trabajando con niños de muchas culturas, entre ellos, hispanos.
“Ellos hablan diferentes idiomas, sin embargo, la lectura les ayuda mucho a entender muchas cosas. Los niños llegan al programa por muchas razones, entre ellas, para practicar el inglés, motivarlos a leer y algunos llegan para superar el miedo a los perros, sin embargo, todos se sienten confortables una vez que participan”, precisó.
Ella anteriormente vivía en Nueva York y ayudaba en el hospital Saint Vincent. Ahora tiene 8 años de vivir en Stamford y cuenta con muchas amistades en esta ciudad.
Lleva a cabo el programa los fines de semana y su trabajo es voluntario. La sesión de lectura dura una hora, tanto en lo individual como grupal.
Quinton reveló que la perrita Samantha ya está un poco mayor y en abril tendrá un nuevo perrito.
Desde agosto de 2013, Samantha no puede hacer terapia en grupo, debido a su edad, sin embargo, ayuda a los niños en la terapia individual, acompañada por la voluntaria y el encargado de la biblioteca.
Samantha nació en 2002 y en 2003 comenzó a hacer el trabajo voluntario, manifestó Quinton. La perrita pesa 80 libras, y es de raza greyhound, mezclada con otras. La recogió de un shelter y desde pequeña comenzó a trabajar con ella.
“Cuando los perritos son acariciados, a los niños le da control sobre ellos, es una sensación de confidencia y de una alegría interna, es algo positivo”, declaró.
Recientemente, Quinton fue reconocida por el Volunteer Center de United Way of Western Connecticut, en la categoría (Volunteer Couple). Cuando la nominaron reveló sentirse feliz, ya que no lo esperaba y tomó el homenaje con mucha humildad.
“Las escuelas, programas, familias, o personas que necesiten el servicio de terapias, pueden llamar para iniciar una conversación. Theraphy Dogs International, Inc., es una organización de voluntarios. Los perros son entrenados, toman un examen y cuando lo pasan son certificados. La certificación es como un team, es decir, forman un equipo el voluntario y el perro. El programa es a nivel nacional”, detalló Quinton.
Para mayor información acerca del programa, pueden llamar al 973-252-9800,  visitar la página web www.tdi-dog.org, o enviar un correo electrónico a tdi@gti.net.
Las oficinas se encuentran en 88 Bartley Road, Flanders, New Jersey. 

No hay comentarios:

Publicar un comentario

LinkWithin