viernes, 22 de noviembre de 2013

Productivo seminario “Familias en Armonía”



STAMFORD.- Con el fin de fomentar las buenas relaciones en los hogares y prevenir la violencia domestica, el Comité de Damas Hispanas del Condado de Fairfield y el programa Esperanza, un proyecto de DVCC, llevaron a cabo un seminario educativo llamado “Familias en Armonía”, el cual, de acuerdo con los organizadores fue provechoso para los asistentes.
Esta actividad se realizó en Neighbors Link Stamford y fue orientado para las familias latinas. En el mismo se abordaron varios temas, entre ellos, el abuso entre las parejas y cómo la violencia doméstica afecta a los niños.  Las charlas fueron conducidas por Claudia Cardenas, directora del programa Esperanza, del Domestic Violence Crisis Center (DVCC), y Doris Urteaga, coordinadora de los servicios latinos de la agencia, de acuerdo con los organizadores.


El seminario comenzó con una exposición acerca de qué es la familia, por parte de Doris Urteaga, quien explicó que según la Declaración Universal de los Derechos Humanos, es el elemento natural, universal y fundamental de la sociedad y “forma parte de nuestras vidas desde el momento que nacemos y crecemos según las normas de cada familia”, manifestó.
Urteaga precisó que debe existir armonía en la familia para que cada miembro pueda desarrollarse en plenitud y alcance cada uno de sus objetivos. Indicó que en las familias saludables existe: respeto, comunicación/diálogo,  confianza, compromiso, honestidad, responsabilidad, generosidad y efecto.


Asimismo, expuso que la violencia entre las parejas refiere a un patrón de agresión, abuso o amenaza, con el fin de obtener y mantener el poder y el control, como la violencia física, sexual, verbal, emocional, financiera o económica, por mascotas o la propiedad.
Agregó que la violencia doméstica puede suceder en cualquier clase de relación, entre ellas, las relaciones románticas (incluyendo parejas del mismo sexo o de sexo opuestos), padres e hijos (cuando los hijos son abusivos hacia sus padres y viceversa), familiares, o personas que nos cuidan (familiares o proveedores de la salud, o profesionales, como institutos residenciales para personas discapacitadas o ancianos).
Explicó que el abuso físico puede darse de distintas maneras como el aislamiento, intimidación, utilizar el privilegio de la residencia o ciudadanía, amenazas, usar a los hijos, abuso sexual, abuso económico, abuso emocional, entre otros.


La expositora, compartió estadísticas acerca del abuso físico. Casi una de cada tres mujeres adultas sufre por lo menos un asalto físico por una pareja, durante su adultez y el 50 por ciento de todas las mujeres y los niños inteligentes, en los Estados Unidos, están huyendo de la violencia doméstica, detalló. Una mujer es golpeada por su pareja cada 15 segundos, en los Estados Unidos, y en un reporte hecho público por el Departamento de Justicia de este país, en 2003, un total de 1,247 mujeres fueron asesinadas por sus parejas intimas (más de tres diarias), se dio a conocer.
Las ponentes explicaron el ciclo de la violencia doméstica, que comienza con una etapa de tensión, luego la etapa de crisis, después la etapa de la luna de miel (las cosas parecen mejorar), pero después se vuelve a la etapa de tensión.


Se conoció que muchas parejas, pese a sufrir violencia doméstica, prefieren quedarse por varios factores, entre ellos, para mantener a la familia unida, por falta de recursos económicos, miedo a ser acosada o herida, miedo a estar sola, creencias religiosas, expectativas de la familia, esperanza que la relación mejore o falta de apoyo de la familia o amistades, miedo a ser deportada o de otros problemas de inmigración, razones culturales, la víctima se culpa a si misma de la violencia o teme que nadie le va a creer, entre otras.


Claudia Cardenas, directora del programa Esperanza precisó que los niños se ven muy afectados por la violencia en el hogar; compartió  estadísticas relacionadas con los niños que sufren la violencia domestica, entre ellas, que casi 3.3 millones de niños, entre 3 y 17 años, están en riesgo cada año de ser expuestos a violencia por parte de los padres; investigaciones demuestran que entre el 80 y 90 por ciento de los niños que viven en un hogar donde hay violencia son conscientes de la misma.
Cardenas apuntó que sobre la Violencia contra los Niños, del Secretario General de la Organización de Las Naciones Unidas, de manera conservadora, reveló que 275 millones de niños, alrededor del mundo, son expuestos a la violencia en sus hogares.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

LinkWithin